El 17 de Julio, desafiando los consejos de los médicos, autoridades y gobernantes ( y haciéndole pito catalán a un franela-boy que me quiso cobrar 10 mangos por “cuidarme” el auto) asistimos al show despedida de Guille en Niceto Club.
Repleto hasta las quirkas, el boliche era un campo propicio para pescarse todas las cepas distintas del virus cochino. Pero aquí estamos: indemnes, inmunes.
Y Guille desde allá arriba del escenario, con su trajecito y súper ensimismando en su bajo, cual músico concertista rodeado de personajes faunísticos, como toda buena banda de reggaee que se precie de tal, nos regaló el último concierto oficial como bajista de Exodo Babylon. Ahora se dedicará a dar clases (seré su primer alumno) y a armar la próxima banda: The Amazing Partuza Enssamble Orchestra.
Volviendo a la crónica del recital les puedo decir lo mismo que Sil: estuvo bueno, casi impecable. Mucha gente y apretadita en el escenario, la selección de temas estuvo bien, salvo por un momento de declinación de ímpetu; pero fueron solo unos minutos. Por lo demás, me encantó la versión súper arreglada de “I shoot the sheriff” , bien acelerada y energetizada, casi ska.
Después nos hecharon a todos y a fumigar.

Temas: ,